April 14, 2024
Noticias Empresas

Reconversión de m2 no productivos a microcentros de almacenamiento urbano

Reconversión de m2 no productivos a microcentros de almacenamiento urbano

Reconversión de m2 no productivos a microcentros de almacenamiento urbano, una solución que está revolucionando el mundo inmobiliario
• Rentabilizar los m2 no productivos de los inmuebles supone una de las salidas a la crisis de muchos dueños de inmuebles.
• Empresas como el Grupo Éxito, o fondos como el PEI, han dado vida a espacios ociosos aprovechando hasta el 100% de sus áreas.
• Los contratos son a largo plazo y las rentabilidades muy atractivas.
• Bodegas, edificios enteros, sótanos de parqueaderos, espacios muertos en zonas comunes, locales o depósitos con buenas ubicaciones pueden ponerse a producir.
Bogotá, junio de 2023. “Tener miles de metros cuadrados no te hace rico, saber activarlos sí”. Una frase que se adapta perfectamente a la reconversión de m2 no productivos que revoluciona el mundo y que en Colombia se ha convertido en una forma exitosa de rentabilizar las áreas que no se usan y que constituyen un peso muerto para los propietarios. Desde oficinas, hasta espacios sin usar en zonas comunes o parqueaderos en zonas bien ubicadas en las ciudades, se están convirtiendo en bodegas para almacenamiento y procesos de última milla, siendo una opción sostenible con el medioambiente y el bolsillo de los inversionistas.
Y es que tener un activo y dentro de él m2 desaprovechados, es tirar el dinero. Por eso, la solución de reinventar y ocupar cada metro cuadrado con un propósito definido que impulse el negocio hacia adelante, se ha convertido en una opción ganadora a nivel global y muy cimentada en ciudades colombianas como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.
“Muchos propietarios de inmuebles tienen bodegas, oficinas, sótanos de parqueaderos, espacios muertos en zonas comunes, locales comerciales, depósitos de edificios, y hasta torres enteras que están en buenas ubicaciones, pero están sin uso. Todos ellos se evalúan y se viabilizan para reconvertirlos al mundo del almacenamiento corporativo y para personas naturales, dándole vida a los espacios, y una rentabilidad interesante para los dueños que pueden usar el 100% de sus m2 con contratos a largo plazo, que les asegura un flujo de caja constante”, asegura Juan José Cabal, CEO de M3storage Colombia.
Y es que la pandemia generó transformaciones, haciendo que las empresas o se redujeran o se ampliaran a espacios más grandes, con mayores amenidades, en coworking y otros modelos, que han dejado el segmento de pequeñas oficinas muy lesionado. De hecho, Desde San Francisco hasta Hong Kong, los propietarios de inmuebles están soportando tasas de interés más alta, valores menores por sus activos y desocupación, que se traduce en pérdidas.
Pero también hay otros espacios como locales a la calle, cuartos de depósito y zonas comunes en centros comerciales, áreas de parqueaderos, sótanos y otros espacios, que bien convertidos, generan rentas muy estables en el largo plazo, y a su vez se convierten en zonas de almacenamiento muy convenientes por ejemplo para que las empresas puedan ubicar mercancía para procesos de última milla y reabastecimiento a comercios, con la consecuente reducción del impacto de la huella de carbono por desplazamientos; para tener archivos cerca al lugar de operación o para que las familias puedan usar bodegas para sus pertenencias como una extensión de su hogar, lo que garantizan una ocupación constante.
El proceso
Los propietarios pueden acceder fácilmente a la solución dejando los datos del inmueble y su ubicación. Se realiza una visita y se evalúan las posibilidades. La propiedad aporta el área y el CapEx de transformación. “Realizamos el proyecto de adecuación y generamos toda la gestión integral de los alquileres y asumimos los gastos de una operación, que además es de última generación, digitalizada, con inteligencia artificial y automatización de procesos, donde garantizamos la seguridad para el dueño del área y el arrendatario de la bodega”, reitera Cabal.
Además, la empresa operadora cobra un fee mensual variable asociado a la ocupación, sin costos fijos para el propietario.
Un proceso además muy sostenible donde no se está generando el impacto de nuevas construcciones, sino aprovechando lo ya construido en ubicaciones cercanas a las operaciones de las empresas y la vivienda y/o trabajo de las personas naturales que alquilan las bodegas. Sumado a esto, y de cara al propietario del inmueble, se están generando rentabilidades que compiten con las del mercado. En el caso de las oficinas por ejemplo, con precios de entre $40.000 y $50.000 por m2, dependiendo del espacio y sus condiciones.
Incluso, se firman contratos a mínimo cinco años, permitiendo estabilidad e ingresos constantes a los propietarios de los activos.

Reconversión de m2 no productivos a microcentros de almacenamiento urbano, una solución que está revolucionando el mundo inmobiliario
• Rentabilizar los m2 no productivos de los inmuebles supone una de las salidas a la crisis de muchos dueños de inmuebles.
• Empresas como el Grupo Éxito, o fondos como el PEI, han dado vida a espacios ociosos aprovechando hasta el 100% de sus áreas.
• Los contratos son a largo plazo y las rentabilidades muy atractivas.
• Bodegas, edificios enteros, sótanos de parqueaderos, espacios muertos en zonas comunes, locales o depósitos con buenas ubicaciones pueden ponerse a producir.
Bogotá, junio de 2023. “Tener miles de metros cuadrados no te hace rico, saber activarlos sí”. Una frase que se adapta perfectamente a la reconversión de m2 no productivos que revoluciona el mundo y que en Colombia se ha convertido en una forma exitosa de rentabilizar las áreas que no se usan y que constituyen un peso muerto para los propietarios. Desde oficinas, hasta espacios sin usar en zonas comunes o parqueaderos en zonas bien ubicadas en las ciudades, se están convirtiendo en bodegas para almacenamiento y procesos de última milla, siendo una opción sostenible con el medioambiente y el bolsillo de los inversionistas.
Y es que tener un activo y dentro de él m2 desaprovechados, es tirar el dinero. Por eso, la solución de reinventar y ocupar cada metro cuadrado con un propósito definido que impulse el negocio hacia adelante, se ha convertido en una opción ganadora a nivel global y muy cimentada en ciudades colombianas como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.
“Muchos propietarios de inmuebles tienen bodegas, oficinas, sótanos de parqueaderos, espacios muertos en zonas comunes, locales comerciales, depósitos de edificios, y hasta torres enteras que están en buenas ubicaciones, pero están sin uso. Todos ellos se evalúan y se viabilizan para reconvertirlos al mundo del almacenamiento corporativo y para personas naturales, dándole vida a los espacios, y una rentabilidad interesante para los dueños que pueden usar el 100% de sus m2 con contratos a largo plazo, que les asegura un flujo de caja constante”, asegura Juan José Cabal, CEO de M3storage Colombia.
Y es que la pandemia generó transformaciones, haciendo que las empresas o se redujeran o se ampliaran a espacios más grandes, con mayores amenidades, en coworking y otros modelos, que han dejado el segmento de pequeñas oficinas muy lesionado. De hecho, Desde San Francisco hasta Hong Kong, los propietarios de inmuebles están soportando tasas de interés más alta, valores menores por sus activos y desocupación, que se traduce en pérdidas.
Pero también hay otros espacios como locales a la calle, cuartos de depósito y zonas comunes en centros comerciales, áreas de parqueaderos, sótanos y otros espacios, que bien convertidos, generan rentas muy estables en el largo plazo, y a su vez se convierten en zonas de almacenamiento muy convenientes por ejemplo para que las empresas puedan ubicar mercancía para procesos de última milla y reabastecimiento a comercios, con la consecuente reducción del impacto de la huella de carbono por desplazamientos; para tener archivos cerca al lugar de operación o para que las familias puedan usar bodegas para sus pertenencias como una extensión de su hogar, lo que garantizan una ocupación constante.
El proceso
Los propietarios pueden acceder fácilmente a la solución dejando los datos del inmueble y su ubicación. Se realiza una visita y se evalúan las posibilidades. La propiedad aporta el área y el CapEx de transformación. “Realizamos el proyecto de adecuación y generamos toda la gestión integral de los alquileres y asumimos los gastos de una operación, que además es de última generación, digitalizada, con inteligencia artificial y automatización de procesos, donde garantizamos la seguridad para el dueño del área y el arrendatario de la bodega”, reitera Cabal.
Además, la empresa operadora cobra un fee mensual variable asociado a la ocupación, sin costos fijos para el propietario.
Un proceso además muy sostenible donde no se está generando el impacto de nuevas construcciones, sino aprovechando lo ya construido en ubicaciones cercanas a las operaciones de las empresas y la vivienda y/o trabajo de las personas naturales que alquilan las bodegas. Sumado a esto, y de cara al propietario del inmueble, se están generando rentabilidades que compiten con las del mercado. En el caso de las oficinas por ejemplo, con precios de entre $40.000 y $50.000 por m2, dependiendo del espacio y sus condiciones.
Incluso, se firman contratos a mínimo cinco años, permitiendo estabilidad e ingresos constantes a los propietarios de los activos.

About Author

Yulder Jiménez

Redexpertos es una organización que tiene como objetivo congregar a profesionales relacionados con las áreas de las comunicaciones y la responsabilidad social empresarial, para promover la gestión del conocimiento y de esta manera aportar a la Sostenibilidad del planeta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 Hola, por aquí puedes contactarnos
Hola, por aquí puedes contactarnos