November 28, 2022

Ahora que vamos superando la peor fase de la coyuntura que nos dejó el COVID-19, y que las expectativas se centran en el proceso de vacunación y el inicio del ciclo de recuperación de la economía global, la pregunta que surge es si estamos en el mejor momento para invertir, o si la tendencia alcista que registraron los activos al cierre de 2020 ya descuenta toda esta visión, el momento de invertir ya habría pasado.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en inversiones, cuando va pasando el ruido de las crisis, aparece con fuerza la voz de ¡oportunidad! Ahora, si bien esa voz retumba en la mente de los inversionistas más expertos, para los inversionistas menos expertos es un llamado que no se puede ignorar, pero la estrategia y la prudencia pueden ser los mejores consejeros. Así como en las crisis hemos hecho un llamado a no perder la paciencia (y consistencia), a mantener con rigurosidad su perfil de riesgo, o, en otras palabras, conocer sus límites de los riesgos que quisiera asumir en el mundo de las inversiones, y finalmente a tener presente sus excesos (o necesidades) de liquidez, cuando vienen las oportunidades, la rutina del inversionista prudente es la misma. Per se no hay activos caros o baratos, lo que hay es condiciones para que las posibles rentabilidades futuras de esos activos sean más o menos favorables, y respetando las reglas anteriores, puede ser un buen momento para tenerlos dentro de nuestro portafolio de inversiones.

En este momento enfrentamos unas condiciones económicas y financieras a nivel global, excepcionales para un buen ambiente para las inversiones. Una economía en el inicio de su fase de recuperación, tasas de interés históricamente bajas, excesos de liquidez, y el buen augurio de que la vuelta a la normalidad con la llegada de la vacuna, hacen ver un camino mucho más llano para un buen comportamiento de los activos, en particular esos que se consideran más volátiles (renta variable como su exponente más tradicional).

Ahora, lo segundo que hay que tener en cuenta es que no todos los activos calzan con nuestra expectativa de riesgo y rentabilidad futura, y cuando se trata de inversiones, las decisiones que tomemos no deben quitarnos el sueño, sino darnos la seguridad de más noches tranquilas a lo largo de la vida. El año pasado cuando hacíamos nuestras sugerencias de en qué invertir en momentos de crisis, sugeríamos aquellos activos de “menor riesgo” o activos refugio, teniendo en cuenta el alto nivel de incertidumbre que enfrentábamos en ese momento al no saber si realmente estábamos cerca del “fin del mundo”; ahora que ese nivel de incertidumbre está a la baja, y que podemos proyectarnos a más largo plazo, los activos más volátiles surgen como una alternativa interesante para complementar nuestras inversiones.

Juan camilo Rojas, vicepresidente de estrategia, Asset Management Credicorp Capital

Un ambiente de tasas de interés tan bajas en la historia hará que los rendimientos promedio de la renta fija (Bonos, CDTs, Cuentas de Ahorro locales y globales), sean menores a lo que estábamos acostumbrados, lo que modera la rentabilidad esperada de nuestros portafolios. Nuevamente un llamado a la prudencia; esto no significa que todos debamos tener activos de renta variable en nuestros portafolios, eso dependerá en buena parte de nuestra tolerancia al riesgo y la volatilidad. Lo que sí nos hace es un llamado a explorar posibilidades dentro de la renta fija, la renta variable, y en general del universo de activos (locales y globales) para poder sacar provecho de un entorno tan favorable.

Finalmente, así como en los momentos difíciles que tuvimos en 2020, mantenga la asesoría necesaria para poder hacer una inmersión tranquila al gran mar de inversiones que pueden complementar de la mejor forma su portafolio. ¡Sea prudente, pero no deje pasar las oportunidades!

About Author

yulderj@gmail.com

Redexpertos es una organización que tiene como objetivo congregar a profesionales relacionados con las áreas de las comunicaciones y la responsabilidad social empresarial, para promover la gestión del conocimiento y de esta manera aportar a la Sostenibilidad del planeta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *